Mutualidades de previsión social, un modelo de economía colaborativa

El desarrollo de las plataformas digitales que facilitan la comunicación y el uso de recursos compartidos han transformado la economía colaborativa en una tendencia en auge en los últimos tiempos. Enmarcadas en este modelo de negocio se hallan las mutualidades de previsión social, entidades sin ánimo de lucro basadas en los principios de colaboración y solidaridad.  

Nacieron como una evolución natural de organizaciones como hermandades, gremios, cofradías, sociedades de socorro, etc. Todas ellas con una finalidad común: la ayuda recíproca y solidaria de sus miembros en caso de necesidad, en una época en la que todavía quedaba mucho para la llegada del Estado del Bienestar.

En la actualidad, este paradigma organizativo se está extendiendo a todo tipo de empresas y sectores (startups, cooperativas…) en los que se propicia la mejora de servicios y bajadas de costes a través de la optimización, personalización de prestaciones, gracias a la autogestión del riesgo por parte de los mutualistas, que comparten todos estos costes, riesgos, etc.

Actualmente, España agrupa alrededor de 450.000 mutualistas, integrados en una decena de entidades. De esta forma, las mutualidades de Abogados, Procuradores, Médicos, Químicos, Ingenieros, Peritos Técnicos e Ingenieros Técnicos Industriales, Arquitectos y Gestores Administrativos conforman el panorama nacional de mutualidades profesionales. Todas ellas fueron creadas por estos mismo profesionales con un mismo objetivo: ofrecerse apoyo mutuo entre los trabajadores de un mismo sector.

Estas modalidades aseguradoras son complementarias al sistema de Seguridad Social. Por ello, cubren necesidades como la pensión de jubilación, las incapacidades permanentes, la incapacidad temporal, la maternidad y paternidad, la prestación por riesgo en el embarazo, la pensión de viudedad y la pensión de orfandad. Aquí radica su relevancia ya que, añadido a múltiples acciones de valor responsable, contribuyen a avanzar hacia una economía, una sociedad y un Estado de Bienestar más competitivo y saludable.

¿Cuál es su aplicación en el sector médico?

Este modelo de negocio colaborativo juega un papel fundamental en este sector, donde todos los beneficios se reinvierten en el compromiso con la profesión. De esta forma: impulsan el desarrollo de la innovación, ofrecen coberturas y seguros específicos para el médico y cubren sus necesidades en todas las etapas de su vida. Como es habitual en las sociedades de personas y no de capital, la mutualidad de los médicos pone al profesional médico en el centro de su razón de ser, ya que atender las necesidades del colectivo profesional en cuestión es el motivo de su existencia.

¿Cuáles son los desafíos que afrontan en la actualidad?

Rediseñarse en un contexto de profundas trasformaciones económicas, geopolíticas, culturales y tecnológicas. A su vez, los cambios normativos impulsados a nivel europeo y nacional, como la Ley de Distribución de Seguros, la reforma de Solvencia II y la normativa IFRS 17, son también algunos de los retos a medio plazo.

Con todos estos desafíos en su hoja de ruta, el futuro de las mutualidades está marcado por este proceso de adaptación donde, a pesar de evolucionar, no han perdido el carácter social de sus instituciones. En este sentido, el Dr. Luis A. Morales, presidente de Mutual Médica, reivindica los principios del Mutualismo, haciendo especial hincapié en dos de sus valores: la transparencia y la calidad en la relación con el mutualista.

Si eres médico, ¿por qué elegir una mutualidad de previsión social?

Estos modelos organizativos constituyen una vía de éxito en el presente y futuro. El trato de cercanía y colaboración ofrecido, así como formar parte de un proyecto común son el motor de su funcionamiento. Mutual Médica, además de ofrecer apoyo institucional y económico, permite descubrir y evaluar los escenarios a los que se enfrentan los profesionales sanitarios, acompañándolos durante toda la vida en el desempeño de su labor. Un apoyo de médicos para médicos, aportando un claro valor de proximidad.