¿Cómo cambiará la tecnología el futuro de la profesión?

La era digital ha impregnado todas nuestras actividades y cambiado nuestros hábitos. Y no solo eso, también ha alcanzado al ámbito laboral. Es posible que te sorprendas día sí y día también con noticias sobre la desaparición de puestos de trabajo o la creación de nuevas profesiones que ni siquiera se estudian todavía en la Universidad. Pero, lo que mejor se le da a las nuevas tecnologías es reformular profesiones que creíamos alejadas del alargado brazo de la inteligencia artificial. El campo de la salud es una de ellas y la telemedicina es su futuro.

Y es que es fácil pensar que los avances tecnológicos no pueden sustituir al médico en la atención al paciente, la evaluación de sus síntomas y la aplicación de un tratamiento. Sin embargo, ya estamos conviviendo con pequeñas mejoras que facilitan y agilizan procesos, permitiendo que los pacientes no tengan la necesidad de acudir a los centros de salud.

El presente de la telemedicina

Sin irnos muy lejos, el Hospital de Bellvitge de Barcelona, por ejemplo, en colaboración con IDIBELL y Vodafone, acaba de presentar una solución móvil para pacientes con insuficiencia cardiaca crónica. A través de esta app recogen datos de los pacientes procedentes de un tensiómetro y de una báscula, ambos conectados por bluetooth al teléfono móvil. Esta información, junto con el cuestionario que responden diariamente los pacientes, permite controlar los síntomas y detectar signos de una posible anomalía.

Otro buen ejemplo es el caso del Hospital de Virgen de la Macarena de Sevilla, que acaba de implementar la telemedicina en todas sus especialidades pediátricas. ¿Qué supone este cambio? Este avance optimizará los tiempos asistenciales, de forma que algunos casos se resolverán directamente en la atención primaria de los centros de salud sin necesidad de ir al hospital.

El futuro de la telemedicina

Esto es el presente, pero ¿qué pasará en el futuro? La prevención de enfermedades y la democratización de la profesión irán de la mano de la evolución de la telemedicina. Como explica Eric Topol, doctor del Scripps Translational Science Institute, en este vídeo, el desarrollo de tecnologías aplicadas a la salud cambiará la forma en la que gestionamos nuestra salud:

  1. Estas tecnologías serán accesibles. Podrán ser utilizadas por cualquiera, ya que no será necesario saber interpretar los datos.
  2. Las salas de los hospitales desaparecerán. Cada vez más, se monitorizará a los pacientes a través de sensores conectados a sus dispositivos médicos desde sus propias casas.
  3. Permitirán recoger datos e información médica de millones de personas. Una base de datos inmensa que servirá a los médicos para anticiparse ante cualquier afección o dolencia y poder ofrecer un tratamiento mucho más personalizado.

Los cambios tecnológicos, se den en Medicina o en cualquier otro sector, conllevan en definitiva un cambio de mentalidad. La relación de los médicos con los pacientes pasará entonces de “¿Qué me pasa, doctor?” a “Le ocurre algo, venga a la consulta”.