¿Quieres trabajar por cuenta propia en tu consulta privada? ¡Tienes una alternativa a autónomos con la mutualidad de los médicos!

Son muchos los profesionales médicos que, en la búsqueda de una mayor autonomía o la mejora de sus condiciones, han apostado por crear su propia consulta. Ser emprendedor no es una tarea sencilla y existe el temor a que cualquier contratiempo puede echar por tierra todos tus esfuerzos. No obstante, siguiendo una serie de pasos fundamentales, la apuesta de abrir una consulta privada puede ser una decisión segura en el camino a la independencia laboral.

El primero de los requisitos para abrir una consulta médica es regularizar la actividad económica por cuenta propia en Hacienda. Además, si estás pensando en montar tu propia consulta médica o vas a trabajar para una entidad privada por prestación de servicios, te interesa saber que los médicos contáis con una alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, ya que disponéis de la mutualidad de los médicos, que actúa como alternativa al RETA.

¿Qué es la alternativa al RETA y qué ventajas ofrece?

A través del Seguro para Médicos de Ejercicio Libre (MEL), Mutual Médica -la alternativa a autónomos de todos los médicos-, ofrece un conjunto de coberturas para acompañar y proteger al médico que inicia una actividad profesional por cuenta propia. Con esta opción, el médico puede ejercer la actividad privada cubriendo las prestaciones de incapacidad laboral, dependencia, vida y jubilación. Son muchas las ventajas que ofrece, garantizando la protección y tranquilidad del médico en todo momento:

  • Coberturas adaptadas: su sistema de coberturas ofrece múltiples seguros como el de incapacidad laboral, jubilación, dependencia y de vida-ahorro, que pueden personalizarse en función de las necesidades de cada médico.
  • Sistema de capitalización individual: las cuotas aportadas se traducen directamente en coberturas para el mutualista.
  • Cobro de prestaciones garantizado: Mutual Médica se compromete al pago de las prestaciones sin condiciones ni limitaciones de ningún tipo.
  • Complemento y compatibilidad a la jubilación: Mutual Médica actúa como un complemento, ya que la normativa permite cobrar la pensión pública máxima y sumar el capital aportado a la mutualidad. Una opción ventajosa para aquellos que ejerzan tanto por cuenta propia como por cuenta ajena. A su vez, posibilita acogerse a la jubilación (cobrando el 100% de la pensión pública) y seguir trabajando por cuenta propia.
  • Ventajas fiscales: garantiza el ahorro fiscal. Todas las cuotas son un gasto deducible en el IRPF hasta el límite que establece la normativa. 

El médico disfruta también de otros beneficios, como por ejemplo:posee unas cuotas más económicas para menores de 30 años que inician la actividad privada por primera vez; permite elegir a los beneficiarios; es compatible para socios de sociedades profesionales; posibilita la contratación de personal y asegura la baja maternal.

¿Por qué optar por la mutualidad de los médicos como alternativa al RETA?

Cualquier persona que de forma habitual, personal y directa realice una actividad económica por cuenta propia, que no está regulada por ningún contrato de trabajo y fines lucrativos debe inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o RETA.  Escoger entre el RETA o el Seguro MEL de Mutual Médica es elegir entre dos posibilidades: trabajar como autónomo o trabajar como mutualista.

Una de las diferencias principales entre la contratación del seguro que ofrecen las mutualidades y la afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es la posibilidad de cambiar de opción. Con el MEL, los profesionales podrán modificar su decisiónen todo momento y afiliarse al RETA en otro momento, sin perder el capital invertido en la mutualidad. En cambio, con el RETA, no podrán acogerse más tarde a Mutual Médica.

Otro de los elementos más importantes a valorar se encuentra relacionado con la jubilación. Mientras que en la mutualidad el dinero aportado irá incrementando la cantidad de capital con el que contar a la hora de jubilarse y se puede sumar a la pensión pública de jubilación, en el RETA existe el límite establecido por la normativa como pensión máxima de jubilación de la Seguridad Social y las aportaciones no suman en el futuro.

Finalmente, un factor diferencial para decantarse por el seguro de la mutualidad es la vertiente fiscal. Todas las aportaciones realizadas a la entidad pueden desgravarse del IRPF, con el límite de la cuota máxima establecida por ley y que, actualmente, es de 14.944,80 € anuales. Las aportaciones que superen este límite pueden disfrutar de una reducción en la base imponible del IRPF.

Además, con tu mutualidad, tendrás a tu disposición una serie de servicios gratuitos solo por ser mutualista: Seguro de Incapacidad Laboral por Agresión en el ejercicio de la profesión, asistencia en viaje, coberturas ante la paternidad/maternidad, etc.

¡Descubre toda la información en este breve tutorial para médicos que quieren iniciar actividad privada por cuenta propia!