Consejos para iniciar una actividad privada como médico

Ser emprendedor no es una tarea sencilla. Normalmente, conlleva un largo periodo de reflexión en el que nos planteamos todos los escenarios posibles y le damos muchas vueltas a todos los factores y opciones existentes, antes de convertir la acción del emprendimiento en una realidad.

La decisión de emprender en el sector sanitario

A la hora de dar el paso, son muchos los miedos que nos envuelven, como, por ejemplo, la aparición de contratiempos que puedan acabar con todos los esfuerzos llevados a cabo, o la incertidumbre de todo lo que puede pasar, de si habremos tomado una buena decisión o no, y lo más importante, si este nuevo emprendimiento concluirá en un éxito

Siguiendo una serie de pasos imprescindibles, la decisión de abrir una consulta privada va a ser una elección segura y acertada en tu independencia laboral. Emprender dentro del sector sanitario puede resultar mucho más fácil y eficiente de lo que parece.

Ante la compleja situación laboral que vivimos los profesionales médicos, gestionar una consulta privada por cuenta propia puede ser una muy buena alterativa para todos aquellos médicos que no consiguen el trabajo deseado, o que, simplemente, lo contemplan como una salida laboral más.

¿Cómo iniciarte en la actividad médica privada con tu propia consulta?

Si estás pensando en montar tu propia consulta, hoy te desvelamos los pasos que te ayudaran a hacerlo, y, además, contando con las mejores condiciones.

Los trámites antes de iniciar la actividad privada

  1. ANUNCIA A HACIENDA EL INICIO DE TU ACTIVIDAD: El primer paso será avisar a Hacienda del emprendimiento de tu actividad y darte de alta en actividades económicas. A continuación, debes ponerte en contacto con la entidad que cubre tu póliza de Responsabilidad Civil y adaptarla a la nueva actividad.
  2. ELIGE CON QUIÉN QUIERES INICIAR LA ACTIVIDAD: El último paso en los tramites será la elección entre iniciar tu actividad privada con Mutual Médica o con el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Si optas por Mutual Médica, siempre tendrás la opción de replantearte la decisión y pasarte al RETA. Por lo contrario, si te acoges des de un inicio al RETA, esta será una elección permanente que no vas a poder cambiar en el futuro.

Encuentra la respuesta en Mutual Médica

Si decides iniciar tu actividad de la mano de Mutual Médica, te adherirás al Seguro del Médico en Ejercicio Libre (MEL). Este se trata del seguro para profesionales médicos autónomos que debes contemplar si estás pensando en montar tu propia consulta médica.

El MEL es un conjunto de seguros que actúa como alternativa al Régimen de Autónomos para acompañarte y protegerte si vas a iniciar una actividad profesional por cuenta propia. Son muchas las ventajas que ofrece y que debes conocer a la hora de tomar la decisión. Por este motivo, hoy te presentamos algunas de ellas:

Las grandes ventajas del Seguro MEL

Coberturas adaptadas: Este seguro especial para médicos ofrece coberturas que se adaptan a las necesidades tanto profesionales como personales, como, por ejemplo, la incapacidad laboral, la jubilación, la dependencia y el seguro de vida – ahorro.

Capitalización individual: Además, ofrece un sistema de capitalización individual por el que cada euro abonado se invierte en mejorar tus coberturas.

Jubilación compatible con consulta privada: Si llegado el día así lo deseas, a través de este seguro podrás cobrar el 100% de la jubilación pública mientras sigues ejerciendo profesionalmente en tu consulta privada.

Compatible con la pensión pública máxima: A la pensión pública máxima por los años trabajados en el hospital, podrás sumarle tus prestaciones de Mutual Médica por tu ejercicio privado. Ten en cuenta que, en este caso, el RETA limita tus ingresos.

Beneficiarios de las prestaciones: El Seguro MEL te permite escoger a los beneficiarios de las prestaciones, y, además, te garantiza un ahorro fiscal.

Ahorro fiscal: Todas las cuotas existentes son un gasto deducible en el IRPF, hasta el límite que establece la normativa.

Beneficios a primerizos: El seguro ofrece cuotas muy económicas a todos aquellos profesionales médicos que inician por primera vez la actividad privada por cuenta propia.

Además, estas cuotas también se aplican en aquellas personas que se inician después de dos años sin ejercer en la actividad privada, o tras un permiso de maternidad, independientemente del tiempo que haya pasado.

El Seguro Médico con los factores más distintivos

Si la idea de abrir tu propia consulta lleva tiempo rondándote por la cabeza, no dejes que sean las dudas quienes pongan el freno.

Te resolvemos algunas de las inquietudes que pueden aparecer si estas contemplando convertirte en emprendedor dentro del sector sanitario:

  • Debes saber que el Seguro MEL también es compatible para sociedades profesionales, siempre que el objeto social de la sociedad sea únicamente médico y tenga la forma jurídica de sociedad profesional, y que el cargo de administrador no esté retribuido y trabaje como médico.
  • Este Seguro especial también permite la contratación de personal administrativo, diplomados en enfermería y hasta otros médicos. Para ello, tendrás que darles de alta en la seguridad social presentando un certificado de Mutual Médica que demuestre que cuentas con el seguro.
  • Ten en cuenta que debes escoger optar entre el RETA o el MEL antes de la fecha que hayas comunicado a Hacienda como inicio de tu actividad privada. Si no manifiestas ninguna preferencia, se entenderá que te acoges al RETA y ya no habrá vuelta atrás.

Ahora que las conoces, valora todas las ventajas que ofrecemos en Mutual Médica como alternativa para los médicos autónomos. El Seguro MEL no es un paso definitivo, es la alternativa a elegir. Empezarás porque no te compromete a nada, y decidirás quedarte tras descubrir todos sus beneficios.

TE RECOMENDAMOS: