Guía de actuación ante las agresiones de pacientes o familiares al personal médico

Las agresiones al personal sanitario son, a día de hoy, una lacra que afecta de forma significativa a la vida de muchos profesionales médicos. Es por ello que el 12 de marzo, la Organización Médica Colegial (OMC) conmemora el ‘Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario’.

Un concepto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como “todos aquellos incidentes en los que la persona es objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo; con la implicación de que se amenace explícita o implícitamente su seguridad, su bienestar y su salud”.

A pesar de que la situación pandémica actual y el confinamiento decretado durante el estado de alarma de hace un año ha representado una reducción del 35% del número de agresiones a médicos, sigue siendo un tema pendiente prioritario para los profesionales sanitarios. Según datos del Observatorio Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario -de la Organización Médica Colegial-, publicados el pasado 12 de marzo, Día Europeo contra las Agresiones a Profesional Sanitario, durante el pasado año se alcanzaron 441 notificaciones de agresiones a profesionales médicos. Asimismo, un 10% de los casos de violencia conllevaron lesiones, mientras que en 9 de cada 10 casos se produjeron insultos (aumento del 10% respecto al 2019) o amenazas.

Ante esta perspectiva, es necesario que los profesionales médicos sepan desenvolverse y reaccionar adecuadamente. Estas son las claves de actuación a seguir ante una agresión:

  1. Detener la actividad de la consulta: antes que nada se debe prever la salida del escenario y solicitar ayuda. Asimismo, a no ser que se trate de una urgencia que requiera de asistencia inmediata, el profesional agredido no está en condiciones de atender pacientes en ese estado físico o emocional.
  2. Comunicar el incidente: tanto al superior jerárquico o a la gerencia como al Colegio de Médicos, por anecdótico que resulte el suceso.
  3. Requerir asistencia médica: conviene solicitar el informe médico y el parte de lesiones en urgencias hospitalarias, de forma que haya justificación de paralizar la consulta. Estos documentos se remitirán al juzgado a través del centro o servicio en el que le hubieran atendido.
  4. Acudir al Servicio de Prevención de Riesgos laborales: al tratarse de un accidente de trabajo conviene remitir los acontecimientos al Servicio de Prevención. Este posibilitará tramitar la baja laboral que corresponda.
  5. Denunciar ante la Fiscalía, juzgado Guardia Civil o Policía.

¿Cómo protege Mutual Médica a los profesionales sanitarios?

La protección y el compromiso con los médicos son los principales valores de Mutual Médica. Por ello, ante situaciones de agresión o violencia en el ámbito laboral, la mutualidad de los médicos pone a disposición de sus mutualistas el Seguro de Incapacidad Laboral por Agresión en el lugar de trabajo. Una prestación que pone al alcance del médico todos los recursos necesarios para hacer frente a estas situaciones. ¿Qué coberturas ofrece?

  • Seguro de Incapacidad Laboral por Agresión:
    • Cobertura gratuita para todos los médicos mutualistas en caso de baja laboral por agresión, tanto física como psíquica, durante el ejercicio de su profesión, durante 15 días, con una renta de 50 € diarios.
    • Seguro de vida para los beneficiarios de los mutualistas con un capital por defunción en caso de agresión.
  • Acuerdos con 29 colegios de médicos provinciales: con el objetivo de apoyar a los médicos ante este tipo de situaciones, Mutual Médica tiene suscritos acuerdos con 29 colegios médicos para que sus colegiados- más de 140.000 especialistas- accedan a un seguro gratuito de incapacidad laboral por agresión
  • Curso online: en línea con nuestra lucha contra las agresiones y el compromiso con el personal sanitario, la Fundación Mutual Médica, en colaboración con la Organización Médica Colegial (OMC), imparte el curso online “Agresiones a profesionales sanitarios: fundamentos de prevención, protección y respuesta”, con el objetivo de ayudar a los médicos a prevenir y manejar los ataques físicos de sus pacientes. El curso tiene solicitada la acreditación para 21 créditos ECMECs (European Continuous Medical Education Credits), con una equivalencia de 3,2 créditos Españoles de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud. De esta forma Mutual Médica continúa trabajando en el desarrollo de nuevas prestaciones y herramientas con un único fin: la tranquilidad y seguridad de los mutualistas.